Lidia White

Repite delante del espejo cada mañana: ¿Quién dirige mi mundo? Ahí tienes la respuesta

¡Alert! Personas tóxicas

Desde hace un tiempo mi intuición venía gritándome cada vez, más y más alto que una persona que es “mi amiga”, no era nada buena para mí, y cada vez veía señales más claras de ello. El hecho de interactuar con esta persona, su manera de ser, etc. cada vez me resultaba más cansado, y siempre tras pasar tiempo con ella, me volvía a casa con la sensación de que me había chupado toda la energía.

¿Te ha pasado esto con alguien?

Resulta, que mi intuición nunca suele equivocarse y me da bastantes mensajes, que debería escuchar más a menudo y ponerme en primer lugar, cuando en lo que se refiere a poner mis límites y separarme de otras personas, pero a veces me cuesta, creo que un poco como a todos, porque intentamos seguir viendo lo bueno de los demás y no nos gusta ser mal pensados, etc. Creo que seguramente, sabes a lo que me refiero. Sin embargo, el hecho de no poner límites a los demás o tomarnos una pausa de las personas que ya no vibran, por lo que sea, en nuestra misma frecuencia, nos desconecta de nosotros mismos, nos traicionamos…

¿Por qué en ocasiones es tan difícil hacernos valer y alejarnos de situaciones o personas?

Creo que es cuestión del valor que nos damos a nosotros con mismos, con respecto a los otros y de nuestro amor propio y autoestima, y todo esto va a relacionado. Es más, párate a pensar por un momento, y verás que hay una relación directa entre estos conceptos, siendo que cuando más nos valoramos y queremos a nosotros mismos, menos nos cuesta poner límites o alejarnos de lo que no vibra con nosotros, y viceversa. Make sense?

Resulta, que mi intuición no mentía, como el 95% de las veces, y tiempo después hablando con otra amiga, se confirmó… y bueno, en realidad salieron muchísimas más cosas a la luz. Sin embargo, tras esto, me di cuenta de que en la gran mayoría de las ocasiones, la gente tóxica no es consciente de que lo es, incluso nosotros mismos en alguna ocasión de nuestra vida hemos podido ser tóxicos para otros, e incluso para nosotros.

Tras mucho pensar sobre este tema, me di cuenta, de que lo tienen en común los tóxicos que llegan a nuestra vida, es que están perdidos, tienen baja autoestima, son dependientes y requieren aprobación externa, e incluso algunos van un paso más y únicamente pueden sentirse bien haciendo que tú te sientas mal o probándose a ellos mismos, que la vida de los demás es peor que la suya. Todo esto se puede resumir, en que tienen una visión distorsionada de la realidad y de su valía, y miran demasiado hacía afuera, midiendo su valía en comparativa con otros, y claramente, a todos nos gusta juntarnos y pasar tiempo con personas que nos aporten y nos hagan crecer, pero la distorsión de la realidad que sufren los tóxicos, al estar enfrente y hacer espejo con los demás, les hace de catalizador, para generar sentimientos de no ser suficiente o ser menos que los demás, y esto es lo que suele desencadenar todo lo demás.

De todo esto, quiero compartir contigo señales indicativas de que estas al lado de una persona tóxica:

  • Su drama te afecta emocionalmente.
  • Cada vez, intentas posponer más tus planes con esa persona, incluso de manera inconsciente. “Tienes miedo” de estar cerca de ellos.
  • Después de pasar tiempo o mientras estas con ellos estás agotado o enfadado.
  • Te hacen sentir mal, avergonzado o que hay algo que está mal contigo.
  • Sientes que dependen de ti, y te atrapan en un círculo de intentar rescatarlos, arreglarlos o cuidarlos, ya que siempre intentan justificarse poniendo la culpa de sus comportamientos en algo externo y jugando el papel de víctima.

Si estas señales resuenan con alguien que está a tu alrededor ¡Corre!. Ahora en serio, ¿Qué hacer?

Debes poner límites y distancia, y no sentirte culpable por ello, y además te diré que esto no significa que dejes de preocuparte por esa persona, pero amig@, te debes el ponerte a ti primero y dejar que los demás se responsabilicen de ellos mismos, y sus acciones. Incluso, el dejar marchar a alguien, puede resultar doloroso para ti, pero créeme es necesario.

No es fácil establecer límites con las personas tóxicas. Pero es necesario, y una vez lo haces, eso nos empodera.

Lidia White

Los límites son una forma de cuidar de nosotros mismos. Cuando establecemos límites, estamos menos enfadados y resentidos porque nuestras necesidades están siendo satisfechas. Los límites dejan claras nuestras expectativas, para que los demás sepan qué esperar de nosotros y cómo queremos que nos traten. Los límites son la base de unas relaciones felices y saludables.

Por último, te diré que en el caso de que los límites, que marques, no funcionen, no tengas miedo de dejar ir a esa persona, sí sé que puede sonar radical o doloroso, pero recuerda que tú también estas en un proceso de crecimiento personal y debes aceptar que siempre habrá cosas y personas que no están hechas para ti, por mucho que lo desees, así que hazte un favor y saca de tripas corazón, let it go, como dicen en la película de Frozen, y haz espacio en tu vida para las nuevas oportunidades que están llegando hacia ti.

Liked this post? Follow this blog to get more. 

Lidia White

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: