Lidia White

Repite delante del espejo cada mañana: ¿Quién dirige mi mundo? Ahí tienes la respuesta

Meditación Vipassana. Mi experiencia e información general que podría cambiarte la vida

Hoy por fin vengo a hablar de la Meditación Vipassana y mi experiencia de 11 días en el templo Wat Ram Poeng en Chiang Mai durante Septiembre.

¿Qué es Vipassana?

Antes de entrar en materia decir que es una experiencia muy personal y cada uno lo vive diferente. Por tanto, para no influenciar no entraré en detalles muy personales y te recomiendo que vayas sin ideas preconcebidas, ni expectativas.

Vipassana es una palabra Pali que significa «ver las cosas como son en realidad,» y es la técnica que utilizó Gautama Buda para alcanzar la iluminación, pero al tratarse de una técnica de meditación, no importa tu religión.

Personalmente lo definiría como un máster brutal de mindfulnes o un retiro hardcore de meditación.

Podemos diferenciar dos tipos generales de meditación:

  • Samatha, busca calmar la mente mediante la concentración de nuestros pensamientos centrándose en un objeto o idea.
  • Vipassana, se centra en desarrollar el entendimiento personal a través de un enfoque Mindfulnes. Se trata únicamente de observar tu cuerpo y tu mente, sin ningún tipo de reacción, con el fin de liberarnos del apego y aversión acumulados, los cuales son los causantes de la infelicidad.

La meditación Vipassana en Wat Ram Poeng se centra en los 4 principios del Mindfulnes a los que llegamos mediante la constante toma de consciencia del momento presente:

  1. Contemplación del cuerpo. Observar las acciones y sensaciones del cuerpo.
  2. Contemplación de los sentimientos. Observar la felicidad, sufrimiento o sentimientos neutros.
  3. Contemplación de los pensamientos. Observar los pensamientos o tomar consciencia de la pasión, ira, desilusión, cansancio, apatía, paz mental, etc. Durante la meditación nuestra mente puede pensar en el pasado o el futuro, para evitar esto y volver al presente simplemente hay que dejar ir esos pensamientos y únicamente centrarnos en que estamos pensando, sin dar atención o forma al contenido, y acto seguido volver a llevar toda nuestra atención a nuestra respiración o a nuestros pasos.
  4. Contemplación de los objetos de la mente. Reconocer o percibir actividades, recuerdos o acciones que nos traen a la mente esos sentimientos o pensamientos. Por ejemplo, si estas pensando en algo que sucedio ayer y eso te ha causado enfado.

Ser consciente del momento presente es el principio fundamental, sin el que la práctica no puede progresar y el objetivo final es llegar al Nirvana. Liberarte del sufrimiento y alcanzar la iluminación total, mediante el mindfulnes. Así se toma consciencia de lo que estamos haciendo en el plano físico y mental en el momento presente, y a su vez se desarrolla y fortalece la concentración.

Buda destaca 5 propositos inmanentes de la práctica:

  • Purificar la mente.
  • Deshacerse de penas y lamentos.
  • Deshacerse de sufrimientos físicos y mentales.
  • Entender el verdadero significado de la vida.
  • Extinguir todo sufrimiento y por tanto, llegar al Nirvana.

Wat Ram Poeng ofrece cursos básicos de 26 días ampliables hasta 6 semanas. Sin embargo, si no puedes estar tantos días o simplemente quieres probar puedes realizar un curso de mínimo 10 días.

Durante el curso debes seguir 8 preceptos que comunica el maestro en la ceremonía de iniciación:

  1. No matar ningún ser vivo.
  2. No robar.
  3. No tener ningún tipo de actividad erótica o sexual.
  4. No mentir.
  5. No tomar alcohol, drogas o cualquier sustancia intoxicante.
  6. No comer fuera del horario establecido: 6:00 a 12:00.
  7. No realizar actividades como bailar, cantar, escuchar música, ir a conciertos, llevar joyería o accesorios. Así como tampoco utilizar perfume o maquillaje. En los dormitorios no hay espejos.
  8. No dormir en camas lujosas o caras. La cama es simplemente una colchoneta de plástico gordita.

Una vez terminas el curso, te aconsejan seguir con los 5 primeros en tu vida diaria.

Las reglas son estrictas y si no se cumplen se corrre el riesgo de ser expulsado. Sin embargo, es lógico ya que sirven para que te centres en aprender la técnica correctamente:

  • Vestir con ropa blanca, incluida la ropa interior.
  • Cuidar el aseo y la higiene personal.
  • Mantener la habitación limpia y ordenada.
  • Realizar un voto de silencio, evitando cualquier comunicación a excepción de tus maestros.
  • No compartir detalles de tu meditación con otros estudiantes, con el fin de no influenciar la práctica personal de cada uno.
  • No realizar otras técnicas de meditación durante la duración del curso.
  • No fumar dentro del monasterio.
  • Evitar cualquier contacto físico.
  • No tomar el sol.
  • Asegurarse de cerrar ventanas y puertas antes de ducharse o de dormir.
  • Nadie puede entrar en tu habitación y no puedes visitar otras habitaciones. Los dormitorios de hombres y mujeres están separados y no se puede acceder al área de dormitorios del otro sexo.
  • No socializar, no cotillear, etc.
  • No leer, escribir o escuchar música.
  • Renunciar a todo contacto con el exterior, salvo en caso de emergencia y con permiso del maestro. Al empezar se entrega el teléfono móvil y queda totalmente prohibido abandonar el centro.
  • Una vez terminado el curso debes asistir a la ceremonía de cierre y mostrar respeto a tus maestros, así como recibir las recomendaciones para continuar tu práctica una vez estes fuera.
  • Participar en las ceremonías realizadas durante Wan Phra (día de Buda).
  • El curso es gratis, pero se recomienda hacer una donación para el templo, que por lo menos cubra los gastos de alojamiento, ropa, comida, electricidad y el aprendizaje recibidos de manera objetiva.

Rutina diaria

El horario cada día es el siguiente:

4:00Despertar y empezar a practicar, siempre con la meditación caminada y después sentada, y alternando una con otra durante todo el día.
6:00Desayuno. Antes de comer se bendice la comida y se cantan los mantras, en los que se destaca que la comida debe comerse despacio, conscientemente y sólo con el fin de nutrir el cuerpo, no para el disfrute, ni la glotoneria. Después, debes de limpiar tu plato y cubiertos.
7:00 – 8:00Barrer las áreas comunes desde el Mindfulness
8:00-10:30Meditación
10:30Almuerzo. Sirven comida con opción vegetariana y por la tarde sobre las 16:00 sacan una olla llena de leche caliente vegetal, ya que a partir de las 12:00 del medio día no está permitido comer nada sólido.
12:00-14:00Meditación
14:00-14:30Entrevista personal con el maestro para recibir instrucciones y comunicar las horas meditadas ese día. Cada día ira añadiendo instrucciones y horas a la práctica.
14:30-22:00Meditación
22:00Hora de dormir
Rutina de Meditación Vipassana en Wat Ram Poeng

Mi experiencia personal

Tiempo atras me plantee realizar el Vipassana, pero había ido excusándome y posponiéndolo hasta este mes de Septiembre en el que me propuse firmemente utilizar mis vacaciones para ese fin, pues en el fondo creo que no estaba preparada.

En un primer momento, pensaba que no sería capaz de “estar sentada durante 10 horas al día encerrada 10 días en un templo e iba a terminar loca de remate o saldría huyendo de allí al segundo día”. Sin embargo, resulto todo lo contrario, y me siento super agradecida conmigo misma por haberme dado la oportunidad de intentarlo y terminarlo.

Los días previos me propuse hacer Adulting y dejar todos los temas cotidianos atados, para que una vez dentro no tuviera que preocuparme de ninguno de estos aspectos y la verdad fue una decisión muy acertada y realmente lo recomiento, ya que durante el curso tu mente dará muchas vueltas y el hecho de tener esa tranquilidad es algo que ciertamente te va a ayudar a estar en paz y poder terminar el curso.

A pesar de que me quiero centrar en todo lo positivo, porque para mi es lo que más pesa, si que algunos días han sido difíciles, y en mi caso gran parte de ello se debía a los días en los que tenía problemas para dormir por ruidos externos o porque mi cabecita que durante el día había estado centrada en la meditación con una claridad perfecta durante el día, mutaba a la hora de dormir y empezaba a funcionar a 200 por hora, causando que al día siguiente por la falta de sueño y el cansancio general fuera más dificil concentrarme y controlar mi mente, provocando a su vez más pensamientos de todo tipo y el empezar a plantearme qué estaba haciendo allí y cosas por el estilo, que incluso en alguna ocasión me hacían querer ir a buscar la moto y largarme. A pesar de ello, siempre volvía a entrar en razón y me convencía de que ya que había llegado hasta allí e invertido mis vacaciones en ello tenía que acabarlo, y entre esto, el hecho de que siempre intento cumplir con mis propositos y algunas reflexiones que mis maestros compartían conmigo llegue al final. Hecho que me hace sentir muy orgullosa, pues considero que es un regalo para mi misma, y que entre otras cosas me ha enseñado a valorar mucho más el estar conmigo misma sin depender de estimulos externos y apreciarlo plenamente. Así, como también destacar la calma y paz que ha traido a mi vida, y la cantidad de preocupaciones estupidas que ya no tengo… Creeme, esto no puede pagarse con dinero.

El último día fue emocionante, y el más duro ya que al pensar que todo llegaba a su fín la mente empezaba a ir más por libre y me costaba concentrarme nuevamente. En cierto modo, me sentía como que había estado en un campamento de verano y que estaba llegando a su fin y tenía sentimientos muy opuestos entre sí. A pesar de lo agusto que me sentía allí, tenía ganas de salir y por fin poder empezar a hablar y compartir cosas que se me habían ido ocurriendo durante todo ese tiempo, sobre todo con mis otros compañeros y ver cómo realmente eran, ya que al observar a estas personas durante tantos días sin realmente poder tener conversaciones les puedes llegar a crear personalidades imaginarias…

Me siento muy afortunada de haber podido realizar el Vipassana en el momento actual ya que considero que es una de las pocas cosas en las que el Covid ha influido positivamente, pues el cierrer de fronteras ha causado que sólo 5 personas iniciásemos el curso a la vez, lo que facilita mucho el seguir las normas.

Una vez termine el Vipassana, lo primero que hice fue llamar a mi madre para decirle que estaba bien y que tenía pensado estar sin movil otro par de días mas para que no se preocupara y sin chequear ningún mensaje apague el móvil tras colgar el teléfono, pues a pesar de que me apetecía hablar con mis compañeros del Vipassana, no me sentía de igual modo respecto al mundo exterior y después estuve mayormente en mi casa, adaptandome. Me sentía muy agusto y tranquila, incluso los días posteriores me costaba bastante hablar con la gente, pero me sentía constantemente agradecida por toda la experiencia e iluminada. No se, es algo muy personal y difícil de explicar, pero os haceís una idea. Asimismo, me he notado mucho más conectada con todo el mundo que me rodea, estando más presente y me noto con muchisima claridad y paz mental y todo esto, sigue estando conmigo positivamente hasta el momento actual en el que estoy escribiendo esto.

Actualmente, sigo meditando diariamente e intento ir ampliando la duración de los mismos mínimo una vez diaria y sigo con mi práctica mindfulnes. Podría decirse que hago una medía de unas 10 horas semanales de meditación y creo que es un buen número. Si bien es cierto que ha sido sencillo pues hasta ayer he estado de vacaciones y puede que una vez que vuelva a mi rutina laboral si que sea más complicado por el simple hecho de que dispondre de menos tiempo para dedicarme a mi misma, aunque estoy experimentando tantos beneficios que pretendo seguir por este camino e incluso me planeo volver a realizar el Vipassana y si puedo permitirme hacer el curso de 26 días.

En mi caso, si que puedo decir que ha cambiado mi vida de manera que siento que antes vivia en la sombra y de repente ¡Se ha hecho la luz!.

Quiero terminar diciendo que a pesar de todas las bondades que he destacado, no todo es color de rosa y es duro por lo que es muy importante estar preparado mentalmente y ser consciente de lo que vamos a hacer y realmente tener ganas de hacerlo. Sin embargo, si estas motivado te animo a probarlo pues puede cambirte la vida con sólo invertir 10 días de la misma. ¿Acaso tú no vales esos 10 días? Date la oportunidad, te la mereces y si lo terminas mínimo el orgullo que vas a sentir no te lo quitará nadie y todo lo demás que te aportará, que por mucho que yo u otros te digan, sólo lo descubriras cuando lo pruebes.

No quiero enrollarme más, y aún me quedan tantas cosas por decir, por lo que me despido diciendo que en el caso de que hayas realizado un Vipassana me gustaría conocer tu experiencia y si este post te anima a intentarlo por favor, contactame y cuentame sobre ello. Asimismo si te surgen dudas o necesitas alguna aclaración al respecto aquí estoy.

Feliz vida.

Liked this post? Follow this blog to get more. 

Lidia White

2 comentarios en «Meditación Vipassana. Mi experiencia e información general que podría cambiarte la vida»

  1. Wow! Es una experiencia muy inspiradora. Muchas gracias Lidia por compartir algo tan bonito. Definitivamente lo probaré. Medito todos los días pero estar bajo la mira de Buda durante tantas horas y días debe ser una gozada para el espíritu.

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: